viernes, noviembre 25, 2022
HomePortadaCORRUPCIÓN EN LA FISCALIA DE YUCATÁN . Maestra puede perder su Casa

CORRUPCIÓN EN LA FISCALIA DE YUCATÁN . Maestra puede perder su Casa

Published on

Como consecuencia de un caso más de corrupción de los aparatos de procuración e impartición de justicia de Yucatán, la señora Felisa Cámara Barragán está a punto de perder su casa en el fraccionamiento Del Arco, donde vive con su madre de 85 años.

La causa: personas sin escrúpulos falsificaron su firma en un pagaré y con eso iniciaron un juicio ejecutivo mercantil en su contra.

Ella nunca fue notificada de ese juicio —que ya está totalmente perdido— y solo pudo solicitar un amparo a última hora para suspender el procedimiento de ejecución.

En esta operación de despojo participaron funcionarios de juzgados y de la Fiscalía General del Estado (FGE), en contubernio con abogados, otros cómplices y, en este caso específico, hasta un familiar  de la propia víctima.

Esta es otra muestra del alto grado de descomposición que prevalece en ciertos segmentos de la sociedad yucateca y entre algunos funcionarios judiciales y de la Fiscalía, así como en litigantes corruptos a los que al parecer nadie quiere poner freno.

En los últimos tres años Diario de Yucatán ha documentado varias historias parecidas a ésta, en los que las víctimas jamás reciben justicia.  También hemos publicado testimonios de la colusión de empleados de los juzgados y  la Fiscalía con grupos organizados de delincuentes.

 “Nunca imaginé pasar por esta situación”, lamenta la señora Cámara Barragán, profesora certificada de inglés.R

Relata que ella es la propietaria legítima “en pleno dominio y posesión” de la casa  número 101- E en la calle 23  del fraccionamiento Del Arco desde el  9 de septiembre de 2008, según la escritura pública número 456 de esa fecha, expedida por el notario Miguel Sarabia Pérez.

En ese  documento se consigna la constitución del usufructo vitalicio a título de donación a favor de su madre Lucy Beatriz del Socorro Barragán Tenreiro.

Aviso de embargo

A mediados de 2019, por casualidad, por medio de algunas amistades, se entera que su casa aparecía en el Registro Público de la Propiedad con una anotación de embargo.

La señora Felisa Cámara Barragán averigua y, en efecto, comprueba que el Juzgado Primero Mercantil había decretado el embargo precautorio del predio desde el 23 de mayo de 2019, derivado de una denuncia por incumplimiento de pago de una deuda por $650,000 que ella supuestamente habría contraído mediante la firma de un pagaré en 2016, a favor de Edwin Alejandro Romero Sabido.

Esta persona, por medio de la abogada Fabiola Fátima Trejo Aké, en su carácter de endosataria en procuración, interpuso la denuncia en contra de la señora Cámara Barragán, presentando el pagaré con la firma que era apócrifa, como después se comprobó.

El problema es que la señora Felisa Cámara nunca fue notificada del juicio y todo el procedimiento mercantil se simuló, explica su actual abogado William Solís Ávila.

El actuario del juzgado, añade, que tiene fe pública, no hizo las notificaciones, pero asentó que sí las hizo, seguramente en contubernio con Fabiola Trejo Aké.

La señora Cámara Barragán asegura que no conoce a Edwin Alejandro Romero Sabido, médico veterinario egresado de la Uady en 2009, ni a la abogada Trejo Aké, graduada también allí en 2013, ni tampoco solicitó algún préstamo.

“Aunque me llama la atención, y es solo una conjetura, que una hermana de esta persona, Elsy Abigail Trejo Aké, haya comprado en 2003 el terreno donde después se construyó mi casa”, añade.

En efecto, de acuerdo con el Registro Público de la Propiedad, Elsy Abigail adquirió ese predio el 21 de mayo de ese año y el 31 de mayo de 2007 lo vendió a la constructora Avalón, la cual  construyó una casa que posteriormente vendió a la señora Cámara Barragán en septiembre de 2008.

Lo llevan por la vía penal

Sobre cómo se pudo falsificar su firma, la entrevistada relata que en 2015 le robaron sus tarjetas de crédito, en su propio domicilio.

En esas tarjetas, recuerda, “puse mi firma en forma perfecta” y aquí tengo otra conjetura sobre quién las pudo haber robado: creo que fue mi hermano Alejandro.

(Esta persona, como publicaremos en próximas entregas, ha sido acusado de fraude en 2016 por la venta irregular de terrenos en la colonia Amapolita, que habían sido propiedad de su madre).

Según la señora Felisa Cámara, cuando su hermano se enteró de su problema, le recomendó la contratación del abogado José Alejandro González Cámara, quien a la postre solo se dedicó a sacarle dinero y a confabularse en su contra.

Cuando empezó su trabajo, este abogado le dijo a la señora Cámara Barragán  que su asunto se resolvería fácilmente y   lo haría penal, “porque sí lo hago de otra forma tardará más y será más caro”.

El 8 de octubre de 2019 “doña Felisa”, en compañía de González Cámara, acudió a la Fiscalía Investigadora 35, en Cordemex, a interponer una denuncia por falsificación de documentos en contra de Alejandro Sabido Romero y Fabiola Trejo Aké, con el número GC/2747/2019.

Poco después, la llamaron de esa agencia de la  Fiscalía para someterla a una prueba de grafoscopía  “que coordinó el licenciado Julio, quien ya no trabaja allí”.

 Le pidieron firmar más de 20 veces y al final le informaron: la firma del pagaré no es la suya.

El caso ya está ganado, no te preocupes”, le dijo el abogado.

Posteriormente la agencia citó a Alejandro Sabido Romero y a Fabiola Trejo Aké, pero se abstuvieron de declarar.

Falsifican su firma

“Entendí que todo estaba saliendo bien”, dice la señora Cámara Barragán, pero en eso vino la pandemia y empezó el atraso en las diligencias.

No obstante, agrega, González Cámara no dejaba de llamar para pedirme dinero porque decía, había que dar en la Fiscalía, para que   siga el caso y llegue al juez.

La señora Felisa Cámara Barragán se enteró después de la desaparición de ese peritaje que le favorecía, de los archivos de la Fiscalía 35 y del propio sistema de cómputo.

González Cámara también intervino en una parte del juicio mercantil y en este caso igual le pidió más dinero a su clienta porque, argumentaba, en ese juzgado mercantil lo normal era sobornar a todos.

Este abogado presentó escritos en el juicio mercantil solicitando la verificación de la firma de “doña Felisa”.

“En algunos casos”, señala la afectada,  “firmé los escritos, pero en otros lo hizo el mismo González Cámara, suplantando mi identidad y quien en complicidad con mi hermano Alejandro me hizo creer que estaba contestando todos los requerimientos del juicio, lo que no era cierto”.

Esto propició que la señora Cámara Barragán perdiera todos sus derechos en el juicio mercantil y que el juez, el 20 de octubre de 2021, la sentenciara a pagar los $650,000.

Después de esto, la vecina del fraccionamiento Del Arco despidió a González Cámara y contrató a otro abogado, pero éste también se aprovechó de ella (Continuará).

Fuente : Diario de Yucatán

Más noticias

Escándalo en las oficinas de “Gran San Pedro Cholul, secuestran a sus trabajadores para que bajo presión firmen sus renuncias

Directivos de la oficina de ventas del Fraccionamiento “Gran San Pedro Cholul” retuvieron contra su voluntad a la auxiliar de contabilidad Militza Aguilar Pérez...

noticias

Poder femenino, orgullosamente yucatecas 

Tres jovencitas de la facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady)...

Se sube a Chichén Itzá, ya la apodan Lady Chichén

Entre empujones, gritos, y una que otra mentada de madre, así bajaron a una...