viernes, junio 14, 2024
HomeMéridaMi diario y yo (24) / Los vritti

Mi diario y yo (24) / Los vritti

Published on

Querido diario:

Te platico que hace unos días sucedió lo siguiente:

–Tu irritabilidad es producto de un exceso de estrés; necesitas relajarte urgentemente, me dijo, serio, mi cuñado.

–No me gusta tomar ningún tipo de sedantes, ni siquiera para dormir, le respondí y noté, por primera vez, que el tono de mi voz no era ni siquiera amable.

–No se trata de consumir medicamentos, sino de tranquilizar tu mente, ripostó.

Mi cuñado es vegetariano desde hace mucho tiempo y practica el yoga desde los años setenta. Sin embargo, como todo ser humano, es contradictorio, pues vaya que tiene su carácter. Lo que quiero decir es que también se enoja, alza la voz.

–Te recomiendo ir a un retiro de yoga; conozco a un maestro que es serio, añadió.

Pensé que no perdía nada con probar. Quince días después ya estaba en un áshram ubicado en la zona rural de Mérida, donde abundan árboles altos y verdes, enredaderas, flores, pájaros silvestres, calor y humedad. Cada persona ocupa una casa de paja pequeña, en la que hay una mesita, una hamaca, pero no abanicos ni de techo ni de pie; tampoco hay regadera, sino palangana y una jícara; los alimentos, así como el agua para tomar y bañarse, los surten voluntarios. Hay un retrete seco a unos pasos de nuestra habitación.

Las reglas básicas de convivencia en comunidad son pocas, pero estrictas: no celular, no libros, no relojes; comida y bebidas saludables (vegetarianas), ropa holgada y silencio total. El único que puede hablar es el maestro, que lleva un atuendo como de monje tibetano, pero sus intervenciones son lacónicas.

Es increíble cómo se potencian todos nuestros sentidos cuando estamos rodeados de silencio y ponemos atención a nuestro entorno: sonidos, olores, sabores, texturas, colores.

En la reunión inicial y única en la que estuvimos juntos todos los participantes, se habló extensamente sobre los principios básicos de la tradición yogui a la que está afiliado ese centro, además de las indicaciones básicas sobre posturas, modos de respirar y meditación.
A propósito de la meditación, descubrí que tenía una idea errónea, grandilocuente, de este concepto, que aquí se reduce a dos cosas simples y al mismo tiempo complejas: primera, concentrarnos en todas las fases del proceso vital de introducir el aire que inunda nuestro cuerpo, desde que entra por nuestras fosas nasales y luego se expande a los pulmones, hasta expulsarlo de nuevo al ambiente; segunda, estar atentos de todas aquellos pensamientos que invaden o perturban nuestra conciencia; en otras palabras, todo aquello que nos aparta de la concentración, del proceso vital.

Estos son los vritti, que primero hay que detectar y, luego, desechar, para liberarnos de su perniciosa interferencia.

Para apoyarnos en esta tarea se nos entregó una libreta y un bolígrafo, en la que debíamos anotar todos los vritti que nos asaltaran durante las largas sesiones de meditación, las cuales ocupaban prácticamente nuestro día a día.

Cerca de la hora de dormir, debíamos repasar qué pensamientos nos apartaron de nuestra meditación y esforzarnos por descubrir qué fútiles, descabellados, descarnados o perturbadores son o pueden llegar a ser.

Esta fue la parte más interesante de esta experiencia, pues confirma cuán vulnerable, o mejor, cuán dispersa es nuestra mente, que va de un pensamiento a otro de manera ilógica, incoherente, absurda, disparatada…
Comparto mis vritti más significativos de cada día del retiro:

Día 1
–¿Por qué hay tan pocos hidrantes en Mérida? Seguro que es porque no serviría de nada tener más, dada la escasa presión en la red de agua.
–¿Y a mí qué me importa si hay pocos o muchos? ¿Soy acaso bombero?
–Pero los regios estarían contentísimos aún con esa baja presión, ya que han comenzado a pelearse por conseguir ese preciado líquido. [¡Tuuskeep, concéntrate!]

Día 2
El conchudo de mi compadre Godofredo no me ha devuelto los cinco mil varos que le di prestados hace tres meses:
–Querido compadre, en la quincena te los devuelvo, sin falta. Te lo juro, los necesito para salir de un apuro, dijo. Pero luego se fue de vacaciones a Tulum.

–Tengo que cobrarle a como dé lugar. [¡Tuuskeep, no te alteres!]

Día 3

–¿Tengo el gusto con el Sr. Tuuskeep Kasperchack?
–Sí, ¿Quién habla?
–Mi nombre es Serena…
–¿Williams? Ah, qué tal Serena, gust…
–No, Serena Armendáriz.
–¿De dónde habla?
–Del banco TEVEOMAL, le hablo para ofrecerle…
–¡Señorita Serena, ya me hablaron 346 veces de ese banco y ya les dije que no me interesan sus ofertas!
–¿Pero por qué, caballero?
–¡Porque estoy desempleado, y ya! [¡Tuuskeep, serénate!]

Día 4

–¿Por qué San Agustín oró así: “Señor, dame castidad y continencia, pero no ahora”?
–Por la misma razón que tú siempre te preguntas por qué las religiones repudian el placer y encumbran la abstinencia.
–¡Para colmo, también los yoguis van por el mismo rumbo! [¡Tuuskeep, la brida, la brida, la brida!]

Día 5

–¿Por qué no he podido pasar de 40 a 50 kilogramos en mi press de pecho?
–Por la simple y sencilla razón de que no lo has intentado.
–Me habían asegurado que la vanidad es un potente motivador.
–¡Ponte a hacer ejercicio en vez de planes! [¡Tuuskeep, creo que esta vez los vritti tienen algo de razón!]

Día 6

–Libros que debes de leer ya: El amante, El amante de Lady Chatterley, Trópico de Cáncer o ya de perdido Cincuenta sombras de Grey.
–No podrás hacerlo.
–Porque no.
–Porque así lo manda…
–¿Quién lo manda?
–Don Juan Garabato…
–¡Dios mío
, cada cosa que me pasa por la cabeza! [¡Tuuskeep, estoy a punto de decirte que de verdad no tienes remedio!]

Día 7

Por fin, este día se acabó el retiro. Mi media naranja fue por mí al áshram y lo primero que dijo fue:
–Cariño, te veo más delgado.
–¿Sí? Seguramente es por la dieta a que me sometieron aquí.
–Pero se te ve muy bien así, eh. ¿Qué deseas hacer?
–[¡Piénsalo, pero no lo digas, Tuuskeep!] Cedo a mi instinto animal: ¡Vamos a comernos un jugoso filete y después ya veremos! [Duras, Lawrence, Miller, James…]

 

Más noticias

noticias

En el PAN seguirá el trabajo en equipo para gobernar al 66% de la población de Yucatán a nivel municipal

Mauricio Vila, Cecilia Patrón y Renán Barrera, juntos por una nueva etapa que asegurará...

Verónica Camino ya futurea con la alcaldía de Mérida

Luego de tres derrotas contundentes, la primera en 2021 cuando quedó en tercera posición...

Tribunal Electoral resuelve que AMLO cometió violencia política de género contra Xóchitl Gálvez

Previamente, la senadora denunció que el Presidente hizo comentarios que incurren en violencia política...